Contacta: 921 42 00 81


Logo Facebook Logo Twitter Logo Linkedin

Dónde estamos

Nuestras instalaciones se encuentran localizadas a los pies de la sierra de Guadarrama, en los pueblos de nuestros padres, Gallegos y Santiuste de Pedraza. En ambas localidades las cosas se siguen haciendo como nos enseñaron nuestros mayores, con paciencia, sin estrés. Y este ambiente es el único que queremos reproducir en nuestro cebadero, porque tenemos muy claro que la vida que lleva el animal se refleja en su carne.

Por ello, además de proporcionar a nuestros terneros piensos y forrajes de la mejor calidad, el alimento se distribuye en comederos que garanticen que los animales no tengan que competir por el agua y el pienso. Además, el diseño de las naves favorece la ventilación de las mismas, que su densidad sea la adecuada y facilita a los operarios el cambio de las camas reduciendo el movimiento de los animales y garantizando que la cuadra se mantenga lo más seca y limpia posible.

Cárnicas Pedro Gómez cuenta con un equipo humano especializado en el manejo y cuidado del ganado vacuno, que trabaja junto con los servicios veterinarios para cumplir todas las exigencias sanitarias y de bienestar animal. Esta experiencia, unida al diseño de nuestras instalaciones, minimiza el impacto tanto de la recepción en la nave como del posterior traslado de nuestras reses hasta el Matadero Vicente de Lucas, situado a menos de treinta kilómetros de nuestros cebaderos. Allí son sacrificados cumpliendo todos los controles sanitarios, incluidos los necesarios para certificar los requisitos del Instituto Halal de Córdoba.

Desde este matadero, como distribuidores de carne, organizamos la comercialización de terneras, añojos, casquería y corderos previamente solicitada por nuestros clientes que, en mayor número, son pequeños comercios, carnicerías de Segovia, Valladolid y Madrid caracterizadas por la atención personalizada a su público. Por eso intentamos adaptarnos a sus demandas centrándonos siempre en la calidad del producto, su frescura y el esfuerzo por estar siempre que nos necesiten.