Cómo evitar el desperdicio alimentario

desperdicio alimentario, planificar menú, ahorro, compra semanal, no tirar comida, evitar el desperdicio alimentario

Tirar cosas está mal, pero tirar comida está muy feo. No es ético, moral ni sostenible despilfarrar alimentos mientras la mitad del mundo se muere de hambre. Hasta antes de ayer, este era el principal argumento de muchos. Ahora, la crisis del COVID-19 ha puesto en valor cada elemento de la cadena alimentaria y, como dice Oriol Reull, director en España de TooGood to Go, puede cambiar nuestra conciencia sobre la importancia de la comida en nuestras vidas. ¿Cómo podemos evitar el desperdicio alimentario? Pues con mucho cuidado, pensando bien qué tenemos y cómo vamos a consumirlo. Cada uno tiene sus trucos, a nosotros nos funcionan estos, ¡esperamos que a ti también!

  • Qué tienes y qué vas a hacer con ello. Primer paso básico, echa un vistazo a la nevera para ver qué productos frescos se van a estropear los primeros. Después abre la despensa y comprueba si alguno está a punto de caducar. Estos serán los ingredientes estrella que, sí o sí, consumirás esta semana.
  • Planifica y apunta. Ahora coge el planificador semanal (o el sistema que te funcione a ti), programa estas recetas y completa el resto de comidas, cenas, desayunos y meriendas con los platos que te apetece preparar (ojo, piensa que también tienen que ser nutritivos) y apunta bien todo lo que tienes que comprar. Ya sabes, minimiza las visitas a la tienda, que seguimos en cuarentena.
  • Es clave mantener la nevera, la cocina y la despensa limpia y ordenada. Sólo así cada alimento estará bien conservado y, además, serás capaz de ver de un vistazo qué es lo que tienes y lo que no.
  • Congela, conserva y guarda. Aprovecha la parte más fría de la nevera (la que está más cerca del congelador) para conservar carnes, pescados, lácteos, charcutería, cremas y alimentos en proceso de descongelación, y coloca los huevos, la mantequilla , leche, o frutas y legumbres en el resto de estantes.
  • Aprovecha todo. Algunos de los platos estrella de la cocina tradicional son precisamente eso, recetas de aprovechamiento. ¿O de dónde crees que salieron las croquetas de cocido? ¿Y las empanadillas?

Ya nos contarás si te han funcionado estos trucos para evitar el desperdicio alimentario, ¡estamos deseando saberlo!

Solomillo Wellington

Foto: El invitado de invierno

Con un nombre tan marcial, este plato no puede pasar desapercibido. Por eso el solomillo Wellington es el rey de las celebraciones. Como dice El invitado de invierno, donde hemos encontrado esta receta, quizás este plato pueda ser uno de los protagonistas de la comida viejuna navideña de El Comidista, » pero dejaréis a los comensales con la boca abierta. Y luego se la rellenáis con solomillo». Muy fan de esta chica.

Como receta tradicional que es, puedes encontrar otras variaciones del solomillo Wellington en nuestro blog. Y muchas ideas navideñas más.

Carrilleras de ternera a la vainilla

Foto: Tía Alia recetas

Dice Tía Alia que sus recetas son tradicionales, pero con un twist. Aquí la gracia festiva la aporta la vainilla, que marida a la perfección con la textura gelatinosa de unas carrilleras de ternera. Carrilleras de ternera a la vainilla, pues. Ahí es nada.

¿Casquería como plato principal de las fiestas? Por supuesto, que para eso somos de Segovia, gente sin complejos. Además, si presentas la carrillera sobre un parmentier de patata bien bañadas en su propio jugo, la fiesta de sabores tan caramelizados no tendrá nada que envidiar a la bandeja de los turrones que se servirá después.

Estofado de carne de ternera con cerveza

Foto: El invitado de invierno

Uno de nuestros objetivos para estas fiestas es disfrutar de ellas. Sí, ni más ni menos, porque hay años que se nos han hecho muy largas y acabamos pidiendo la hora cuando llegan los Reyes Magos. Y eso no puede ser, así que este año vamos a organizarnos pensando bien qué y cómo vamos a preparar nuestros menús navideños para facilitarnos la vida. Por eso, los guisos van a ser la estrella de alguna cena, y uno de los candidatos es este estofado de carne de ternera con cerveza de El invitado de invierno.

¿Habéis visto que pinta? Pues comprobad paso a paso cómo luce y lo sencillo que es. Además, como todo buen guiso, está mucho más rico si se prepara con antelación. Y si sobra un poco, que no creo, es perfecto para ser utilizado en croquetas, empanadas y mil ideas más. Vamos, un diez de plato.