Solomillo Wellington

Foto: El invitado de invierno

Con un nombre tan marcial, este plato no puede pasar desapercibido. Por eso el solomillo Wellington es el rey de las celebraciones. Como dice El invitado de invierno, donde hemos encontrado esta receta, quizás este plato pueda ser uno de los protagonistas de la comida viejuna navideña de El Comidista, » pero dejaréis a los comensales con la boca abierta. Y luego se la rellenáis con solomillo». Muy fan de esta chica.

Como receta tradicional que es, puedes encontrar otras variaciones del solomillo Wellington en nuestro blog. Y muchas ideas navideñas más.

Galletas crujientes de ternera

Foto y receta: Revista Beef!

Todos los años decimos lo mismo, «esta vez no me voy a complicar la vida. Carne, ensalada y punto». Pero no, siempre nos gusta dar un toque especial a nuestra mesa. De otra forma, no sería Navidad. Eso sí, una cosa que no puede variar nunca es el buen producto, así que corre a ver a tu carnicero de confianza y pide una buena pieza de carne de la paletilla o el cuello para preparar estas espectaculares gallegas crujientes de ternera que hemos encontrado en la revista Beef!. Si, galletas navideñas de ternera. Hasta ahora has leído bien. Sigue haciéndolo para que sepas cómo se preparan:

Ingredientes (para 4 personas)

  • 1 cc* de comino
  • 1 hoja de laurel
  • 2 piezas de anís estrellado
  • la piel de un limón
  • sal marina
  • un poco de vinagre de vino tinto
  • 150 gr de tentáculos de pulpo listos para cocinar
  • 150 gr de gambas peladas
  • 40 gr de jengibre fresco
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 chile
  • 1 ramillete de cilantro fresco
  • 450 gr de carne de ternera magra, limpia de grasa y tendones (de la paletilla o el cuello)
  • 1 huevo
  • 30 gr de naranja confitada
  • 30 gr de limón confitado cortado en dados finos
  • aceite de oliva para engrasar los moldes y freír

*CC (Cucharilla de café)/ CS (cuchara sopera)

Tiempo de preparación: 30 minutos aprox (más 50 minutos de cocción)

Con las manos en la masa:

Prepara una cazuela con un litro y medio de agua, el comino, la hoja de laurel, el anís estrellado y la piel del limón. Llévalo a ebullición y condimenta con sal marina y vinagre. Lava los tentáculos de pulpo, ponlos en el caldo, llévalos a ebullición y baja el fuego. Cuécelos unos 50 minutos y déjalos enfriar.

Aparta 5 trozos de pulpo y 3 gambas y corta el resto en dados finos. Pela el jengibre, el ajo y la cebolla y córtalo en dados finos. Limpia el chile, pícalo finito y añade el cilantro.

Corta la carne bien fría en tiras finas y pásala por el disco intermedio de la picadora de carne. Añade a la masa de carne picada el huevo, el pulpo cortado en dados finos, las gambas, el jengibre, el ajo, la cebolla, el chile, la narajan y el limón confitados y el cilantro, mézclalo bien todos los ingredientes y echa la sal.

Con ayuda de un pincel, unta el interior de los moldes de metal con aceite y colócalos sobre papel de horno. Rellénalos con la carne picada y presiona un poco, para que quede bien consistente.

Cubre ahora las galletas de carne picada con el resto de las gambas, que se pueden cortar por la mitad a lo largo, o con trozos de pulpo. Aprietalo bien sobre la masa. Ahora viene la parte más mañosa: calienta aceite en una sartén y fríe poco a poco las galletas en los moldes de metal por ambos lados a fuego bajo hasta que queden crujientes. Quita los moldes y sírvelas calientes o frías, como prefieras.