Tartar de vacuno picante con corteza de fideos sobre colinabo frito con coulis de pepino y brotes

Foto y receta: Revista Beef!

Sí, has leído bien. No es ninguna broma por los Santos Inocentes (no sé por qué, no me acaba de hacer gracia esta fiesta). Hoy vamos a ponernos el mantel de cocinillas peripuestos para preparar (a ver si puedes decirlo sin respirar) tartar de vacuno picante con corteza de fideos sobre colinabo frito con coulis de pepino y brotes. Toma ya. Todo siguiendo las órdenes de la revista Beef!, que siempre nos da muy buenas ideas.

Ingredientes para cuatro bolitas:

Tartar:

  • 100 gr de filete de vacuno
  • 1 jalapeño pequeño
  • 1/2 cebolla roja pequeña
  • sal marina fina
  • 4 hojas pequeñas de col puntiaguda
  • 50 gr de fideos somen
  • 1 CC de aceite de sésamo
  • 10 ml de aceite de cacahuete para cocer

Coulis de pepino

  • 75 gr de pepino
  • 25 gr de yogur cremoso
  • 1-2 CC de aceite de limón
  • pimienta negra recién molida

Colinabo

  • 1/4 de colinabo
  • 1 CC de mantequilla

Vinagreta

  • 1CC de aceite de sésamo oscuro
  • 1 CC de vinagre de arroz
  • 1 CC de salsa de soja japonesa
  • 1/2 CC de salsa hoisin
  • 1/2 cc de pasta de miso

Además, d CS de hojas de brotes de hoja ancha (como Borage Cress)

Al lío:

Cortar en dados pequeños el filete de vacuno refrigerado. Partir el jalapeño de dos a lo largo, despepitar y cortar en dados pequeños. Pelar la cebolla y cortar también en dados pequeños. Mezclar todo y salar.

Escaldar la col puntiaguda en agua salada hirviendo, después lavar con agua helada y secar minuciosamente. Colocar las hojas de col respectivamente en un trozo apropiado de film transparente. Poner en cima el tartar, Con ayuda del film, hacer bolsa con las hojas y enrollar firmemente. Almacenar brevemente en un lugar frío.

Cocer los fideos en agua salada hirviendo hasta que estén al dente, después lavar con agua fría y dejar escurrir. Mezclar los fideos y 1CC de aceite de sésamo. Cortar 4 cuadrados del film transparente (cada uno de 20 cm de lado aprox) extender en una superficie de trabajo. Cubrir de forma homogénea con los fideos. Cubrir cada uno con otro trozo de film. Pasar un rodillo de cocina por encima, presionar y alisar. Después retirar el film superior.

Separar del film las bolitas de tartar enrolladas, recortar las hojas que sobresalgan. Colocar las bolitas sobre los platos de fideos. Enrollar firmemente las bolitas con ayuda del film en los platos de fideos. Refrigerar aproximadamente 4 horas.

Pelar el pepino y despepitar, cortar en dados y triturar fino con la batidora junto con el yogur y el aceite de limón. Salpimentar el puré. Pelar el colinabo y cortar en rodajas muy finas con ayuda de una mandolina de verduras o un cortador de fiambre., Recortar las rodajas para que queden redondas, (aprox 4 cm) en caso necesario. Calentar mantequilla en una sartén, freír el colinabo por ambos lados 1-2 minutos hasta que quede de color tostado claro. Mezclar los ingredientes para la vinagreta, condimentar con sal y pimienta.

Antes de servir, calentar el aceite de cacahuete en una sartén a 175 grados. Freír las bolitas de tartar hasta que queden crujientes. Escurrir en papel de cocina. En caso necesario, dividir las bolitas por la mitad, servir con las hojas de brotes y las rodajas de colinabo. Rociar por encima la vinagreta. Batir el coulis de pepino de nuevo con la batidora y servir.

Solomillo Wellington

Foto: El invitado de invierno

Con un nombre tan marcial, este plato no puede pasar desapercibido. Por eso el solomillo Wellington es el rey de las celebraciones. Como dice El invitado de invierno, donde hemos encontrado esta receta, quizás este plato pueda ser uno de los protagonistas de la comida viejuna navideña de El Comidista, » pero dejaréis a los comensales con la boca abierta. Y luego se la rellenáis con solomillo». Muy fan de esta chica.

Como receta tradicional que es, puedes encontrar otras variaciones del solomillo Wellington en nuestro blog. Y muchas ideas navideñas más.

Estrellas de carne de vaca

Foto y receta: Revista Beef!

La Navidad es tradición, por supuesto, pero nos encanta ofrecerte ideas originales para tener el mayor número de alternativas posibles a la hora de preparar el menú festivo. Porque a veces merece la pena complicarse un poco la vida, ¿no lo piensas al ver la foto de estas estrellas de carne de vaca de la revista Beef!? Yo, desde luego, que sí.

Ingredientes (para 4 personas)

  • Medio panecillo de la víspera (sólo hacen falta unos 4 gr)
  • 1 cebolla roja
  • 1 diente de ajo
  • 2 ramitas de romero
  • 60 gr de ciruelas secas (deshuesadas)
  • 30 gr de almendras peladas
  • 30 gr de avellanas
  • 2 CS* de aceite de oliva
  • sal marina
  • pimienta recién molida
  • 450 gr de carne magra de vaca sin huesos ni tendones (de la pierna o la paletilla)
  • 1 huevo
  • 2 CS de mezcla de especias marroquíes llamadas ras-al-hanout
  • aceite de oliva para engrasar los moldes y para freír
  • romero fresco
  • pimienta roja

CS (chuchara sopera)/ CC (cucharilla de café)

Con las manos en la masa

Empezamos partiendo el panecillo en trozos gruesos y remojándolo en agua calienta. Pela la cebolla y el ajo y córtalos en dados finos. Arranca las agujas de romero y pícalas en trozos gruesos. Corta las ciruelas en dados finos y pica grueso las almendras y las avellanas.

Calienta dos cucharadas soperas de aceite de oliva en una sartén y sofríe en el los dados de ajo y la cebolla. Añade el romero, las almendras y las avellanas y tuesta todo brevemente. Condimenta con sal y pimienta y deja enfriar.

Corta la carne de vaca bien fría en tiras finas y pásala por el disco intermedio de la picadora de carne. Exprime con mucho cuidado el panecillo y añádelo a la carne picada junto con la mezcla de cebollas y almendras frías, las ciruelas, el huevo y las especias ras-al-hanout. Mezcla bien todo y condimenta con sal y pimienta con alegría.

Coge un pincel y engrasa con aceite el interior de los moldes de metal para galletas (si tienes formas originales, tendrás un doble impacto) y colócalos sobre un trozo de papel de horno. Rellénalos de forma uniforme con la masa de carne picada, presiona ligeramente el relleno y moldea las galletas. Calienta un poco de aceite en una sartén, fríe poco a poco las galletas en los moldes de metal por ambos lados a temperatura suave hasta que queden crujientes. Añade el romero y fríelo junto con las galletas. Por último, con mucho cuidado, quita el molde, espolvorea los granos de pimienta por encima y sírvelas como gustes, calientes o frías.

Galletas crujientes de ternera

Foto y receta: Revista Beef!

Todos los años decimos lo mismo, «esta vez no me voy a complicar la vida. Carne, ensalada y punto». Pero no, siempre nos gusta dar un toque especial a nuestra mesa. De otra forma, no sería Navidad. Eso sí, una cosa que no puede variar nunca es el buen producto, así que corre a ver a tu carnicero de confianza y pide una buena pieza de carne de la paletilla o el cuello para preparar estas espectaculares gallegas crujientes de ternera que hemos encontrado en la revista Beef!. Si, galletas navideñas de ternera. Hasta ahora has leído bien. Sigue haciéndolo para que sepas cómo se preparan:

Ingredientes (para 4 personas)

  • 1 cc* de comino
  • 1 hoja de laurel
  • 2 piezas de anís estrellado
  • la piel de un limón
  • sal marina
  • un poco de vinagre de vino tinto
  • 150 gr de tentáculos de pulpo listos para cocinar
  • 150 gr de gambas peladas
  • 40 gr de jengibre fresco
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 chile
  • 1 ramillete de cilantro fresco
  • 450 gr de carne de ternera magra, limpia de grasa y tendones (de la paletilla o el cuello)
  • 1 huevo
  • 30 gr de naranja confitada
  • 30 gr de limón confitado cortado en dados finos
  • aceite de oliva para engrasar los moldes y freír

*CC (Cucharilla de café)/ CS (cuchara sopera)

Tiempo de preparación: 30 minutos aprox (más 50 minutos de cocción)

Con las manos en la masa:

Prepara una cazuela con un litro y medio de agua, el comino, la hoja de laurel, el anís estrellado y la piel del limón. Llévalo a ebullición y condimenta con sal marina y vinagre. Lava los tentáculos de pulpo, ponlos en el caldo, llévalos a ebullición y baja el fuego. Cuécelos unos 50 minutos y déjalos enfriar.

Aparta 5 trozos de pulpo y 3 gambas y corta el resto en dados finos. Pela el jengibre, el ajo y la cebolla y córtalo en dados finos. Limpia el chile, pícalo finito y añade el cilantro.

Corta la carne bien fría en tiras finas y pásala por el disco intermedio de la picadora de carne. Añade a la masa de carne picada el huevo, el pulpo cortado en dados finos, las gambas, el jengibre, el ajo, la cebolla, el chile, la narajan y el limón confitados y el cilantro, mézclalo bien todos los ingredientes y echa la sal.

Con ayuda de un pincel, unta el interior de los moldes de metal con aceite y colócalos sobre papel de horno. Rellénalos con la carne picada y presiona un poco, para que quede bien consistente.

Cubre ahora las galletas de carne picada con el resto de las gambas, que se pueden cortar por la mitad a lo largo, o con trozos de pulpo. Aprietalo bien sobre la masa. Ahora viene la parte más mañosa: calienta aceite en una sartén y fríe poco a poco las galletas en los moldes de metal por ambos lados a fuego bajo hasta que queden crujientes. Quita los moldes y sírvelas calientes o frías, como prefieras.

Solomillo Wellington de ternera con espárragos y foie

Foto: Lecturas

 

¿Qué el solomillo Wellington sólo se cocina en Navidad? ¿Qué tontería es esta? ¿Por qué no celebrar cualquier fecha con una receta tan especial? Así podemos ensayar para no arriesgarnos en la cena de Nochebuena del año que viene. Además, si lo acompañamos de unos buenos espárragos, que ahora están de temporada, sólo podemos cosechar alabanzas. Para ahorraos el trabajo de buscar por la red, os dejamos esta rica receta de solomillo Wellington con espárragos que hemos encontrado en la revista Lecturas.

Embutido de lengua de ternera

Foto: Provacuno

 

No hay ingrediente humilde en nuestro recetario. Por suerte, cada vez son más los cocineros que reivindican el buen producto sin complejos, conscientes de que la calidad, bien tratada, puede conseguir platos exquisitos. La casquería vive tiempos de renovación, como muestra esta receta de embutido de lengua de ternera que el chef Ivan Cerdeño ha preparado para Provacuno.

¿Nunca has probado la lengua de ternera? ¿Y cocinada de esta manera? Pues lánzate a ello porque el resultado es sorprendente y, además, la lengua de ternera proporciona nutrientes como las vitaminas B9, B3, B12 y C, además de potasio. Y por si te gusta y quieres cocinarla de otra forma, aquí tienes otra receta de lengua de ternera en escabeche. Deliciosa.

Ensalada de quinoa con ternera y aguacate

Foto: Directo al Paladar

 

Parece que la quinoa, el aguacate y otros super-alimentos son exclusivos de dietas raras y platos ‘instagrameables’. Pues no, nada es tan moderno ni tan viejuno para que no podamos mezclarlo sin complejos en una ensalada deliciosa. Como muestra, esta ensalada de quinoa, ternera y aguacate encontrada en Directo al Paladar, un plato sencillo, rico y muy cómodo, porque es perfecto para cocinarlo cuando no hay mucho tiempo o para organizarse y dejarlo casi listo para otro día.

Además, nos permite dar un poco de alegría a esas ensaladas, tan recurrentes en cuanto llega el buen tiempo y que, si no le damos una vuelta, pueden resultar un poco aburridas. Además, si combinamos bien las proporciones, tenemos una cena completa dentro de un único plato. Eso sí, aprovecha ahora que es temporada de aguacates.

Por si te quedas sin ideas, aquí tienes algún ejemplo más.

Rabo de toro estofado (a la sevillana)

Foto: Luisa Morón

 

Cuando abril abrilea, bien luce la primavera. Sale marzo y entra abril, nubecitas a llorar y campitos a reír. En abril aguas mil, pero eso sí, llueva o truene, a la feria se viene. Abril es mes de refranes y de Feria, así que en homenaje a la fiesta más famosa de la capital andaluza, Luisa Morón nos ha prestado su receta de rabo de toro. Un plato para hacer despacito, en casa, disfrutando del aroma de la buena cocina y (en serio) aprovechar para hacer alguna tareilla más. Sí porque, aunque no lo creas, este tipo de recetas aparentemente elaboradas sólo tienen un secreto: no ser impaciente con su cocción y respetar sus tiempos sin estar pendiente de la cazuela. Y comprar ingredientes de calidad, por supuesto.

Luisa Morón prepara este guiso con rabo o aguja de ternera. Lo hagas como lo hagas, estamos seguros de que va a resultar delicioso. ¡Ah! Y por si acaso necesitas alguna idea más sobre cómo cocinar el rabo de toro, aquí tienes nuestro historial.

Solomillo de ternera en hojaldre

Foto: Hogarmanía

 

¿Ha pasado un año más y no te has atrevido a preparar un solomillo Wellington? Que sea la última vez. Aprovecha la cena de Reyes para ensayar (y abrir boca) para el año que viene con estos solomillos de ternera en hojaldre que Karlos Arguiñano nos enseña a preparar en el vídeo que recoge Hogarmanía. En esta ocasión, en lugar de hojaldrar y asar toda la pieza de solomillo, cortamos raciones individuales (o del tamaño que tú quieras) que son más fáciles de preparar.

Seguro que hasta los más reticentes caerán rendidos ante esta deliciosa mezcla de sabores y texturas. El año que viene no falla.

Asado de ternera con brandy y mandarinas: receta

Foto: Directo al paladar

 

El horno, ese amigo de las cenas multitudinarias… ya queda poquito, aunque estemos hartos de comer y beber no vamos a recibir a los Reyes Magos cómo se merecen, ¿no? Que la Navidad no vuelve hasta dentro de un año… así que vamos a ponernos manos a la obra y preparar este delicioso asado de ternera con brandy y mandarina que nos propone Directo al Paladar para acompañar al Roscón. Y la semana que viene ya vendrán las rebajas, la cuesta de enero o la dieta…