Consejos para aprovechar lo que sobre esta Navidad (si es que pasa)

Foto: Directo al paladar

Foto: Directo al paladar

 

En casi todas las casas, sean los invitados glotones o no, siempre se cocina de más en Navidad. Es una tradición no escrita tan instaurada como comer uvas en Nochevieja, esto es así. Por eso siempre es interesante conocer algunos trucos para no tener el mismo plato encima de la mesa toda la semana y aprovechar con éxito lo que sobra estas fechas. ¿Qué os parecen las ideas de Directo al Paladar? ¿Tenéis algún secreto que queráis compartir con nosotros?

Navidad con niños: crêpes de solomillo de ternera.

Foto: Directo al Paladar

Foto: Directo al Paladar

 

Los niños son los verdaderos protagonistas de la Navidad, y casi siempre nos olvidamos de ellos al preparar el menú. Sí, seguro que cocinamos lo que más les gusta o les reservamos los postres pero, ¿por qué no hacerles protagonistas de la comida? Pocos platos harán sombra a estos crêpes de solomillo de ternera, una receta original, sencilla y barata que publica Directo al Paladar.

Además de estar riquísimos, con estos crêpes  aprovechamos el solomillo que haya sobrado el día anterior (sí, hay que admitirlo, siempre cocinamos de más) con un toque original: nadie pensará que está comiendo «sobras».

Porque aunque nos permitamos ser un poco más consumistas en Navidad, es ahora cuando más hay que acordarse de «las tres erres»: Reduce, Reutiliza y Recicla. Haz una buena lista de la compra, busca calidad y planifica. No hay más secretos. Bueno, sí, ya sabes el nuestro: visita tu establecimiento de confianza. Y compra local. Así, quizás la cuesta de enero sea un poquito menos empinada.

Regalos para carnívoros

Esta Navidad haremos pocos regalos, sí, pero los pocos que hagamos serán bien escogidos. ¿Qué tienes algún amante de la carne a tu alrededor? Pues no pierdas la ocasión de demostrarle lo mucho que le conoces con un regalo a su media. Aquí tienes nuestro top five:

  1. A un amante de la carne, regálale carne. Básico. Pero echa el resto, habla con tu carnicero de confianza para encontrar el corte más especial que haya comido nunca. Aquí tienes algunas ideas.
  2. La biblia de la carne. Imprescindible.
  3. Un buen cuchillo. Olvídate de esos juegos en los que vienen tantas piezas que no sabes qué hacer con la mitad, estarás pagando por cuchillos que no vas a usar jamás. Aquí tienes un comparador de precios, por si te ayuda.
  4. Carbón. Si, has leído bien, pero no un carbón cualquiera, sino uno procedente de barriles de Jack Daniels. Los ahumados alcanzarán otro nivel.
  5. Un termómetro para carne. «Al punto» dejará de ser una referencia.

¿Qué te parece? ¿Alguna sugerencia más?

Paciencia y buenos alimentos

La Navidad no son luces, compras y borracheras. La Navidad es un estado de ánimo que podemos mantener todo el año

¿No sabes si vas a volver a casa?
Entonces te toca hacer que el producto y al aroma te lleve hasta allí. Pregunta a tu madre por los secretos de esa receta, la única. Y pasa una tarde con ella preparándola con la ayuda de Zoom, Facetime, whatsapp o la aplicación que uses tú (y que le hayas enseñado a ella)

¿Ellos no pueden venir? 
Habla con tu carnicero de confianza y prepara un regalo protagonista para la cena. Faltarás tú, por supuesto, pero ellos lo agradecerán.

¿Seremos pocos?
Pero comeremos bien, cuidando cada detalle, cada receta, para que la cena sea especial. 

¿Este año no van a ser las Navidades de siempre?
Trabajemos para que el año que viene, lo sean.
Hoy, defendamos lo que podemos controlar, que no es mucho, pero aún podemos elegir qué compartir en nuestra mesa. 

Con todo, este año celebrar, como podamos, la Navidad será nuestra victoria.

Paciencia, pues, y buenos alimentos.

Tus regalos, en el comercio local

Hoy no vamos a recordaros (guiño, guiño) la importancia de comprar en el comercio local, porque ya sabéis que esos impuestos se quedan en España, igual que los puestos de trabajo o el consumo que posteriormente harán los propietarios y empleados de esa tienda. Eso está muy claro. Hoy sólo vamos a intentar dar algún motivo para trabajarnos los regalos de esta Navidad porque, aunque seamos pocos, aunque festejemos menos, celebrar estas fiestas será nuestra victoria sobre 2020.

  • Hazlo especial. En tu ciudad no lo tienes todo, como sí que pasa en internet. Por eso vas a tener que trabajarte un poco más el regalo. Pero, piénsalo, si compras en casa estarás haciendo un doble regalo, porque un comercio abierto, un empleo, repercute en todos.
  • Con las pocas oportunidades que hay para salir de casa y hablar con gente diferente, ¿por qué desaprovechas esta? Sal, pasea, entra en tienda, pregunta. Sabes que el pequeño comercio destaca por su atención personalizada. Utilízalo.
  • ¿Y si compras un regalo solidario? Acércate a las ONG y asociaciones de tu ciudad, seguro que tienen regalos benéficos.
  • Otra idea es regalar servicios locales, como un tratamiento de peluquería o estética, unas clases de música, punto o cualquier otra afición, un entrenamiento personalizado, una sesión de fotos… las ideas son infinitas.
  • Te parecerá una locura, pero para nosotros es un regalazo. ¿Y si regalas un solomillo, un T-bone o cualquier otro corte de ternera? Pregunta a tu carnicero, que seguro que te prepara un lote especial envasado al vacío para que se conserve bien, lo envía a la otra punta de España o te prepara una tabla chula. No se me ocurre un mejor regalo para el año en el que una pandemia mundial no enseñó qué es urgente, importante o imprescindible.
  • Y si aún así no encuentras el regalo perfecto, entra en internet y escribe directamente a esa pequeña tienda. Lo agradecerá.

Los mejores cortes de ternera para hacer a la parrilla

El año pasado os felicitamos la Navidad con un premonitorio deseo: para, respira y disfruta de lo que tienes alrededor, decíamos. Va a ser cierto que tienes que tener mucho cuidado con lo que deseas, no vaya a ser que se cumpla. ¡Y nunca quisimos parar así!

Después, comenzamos el año anunciando que 2020 iba a ser el año del producto de verdad. Este año nos vamos a quedar calladitos y simplemente os vamos a desear unas felices fiestas. Pero ahora quiero recuperar estos deseos puesto que parece que este verano va a ser el de los placeres tranquilos, el de los veranos de la infancia, esos largos días en los que el frescor de la mañana, el silencio de la siesta y los grillos por la noche marcaban el ritmo de la vida. Esos días sin reloj en los que las comidas las dicta el hambre. Y como va a ser lo más importante que hagamos, ¡tenemos que hacerlo bien!

La barbacoa o parrilla (ya hablamos de trucos y de que no es lo mismo) va a ser el plan por excelencia de este verano anormal, así que vamos a darle un poquito de variedad al asunto para que cada reunión sea como tiene que ser, irrepetible.

Para nosotros, no puede ser de otra forma, la carne de vacuno es la protagonista indiscutible de una celebración. En cualquiera de sus formas. Nos gustan los chuletones casi crudos y con poco acompañamiento, el lomo de vaca vieja y de buey y las hamburguesas, pero también cortes menos utilizados, y quizás más económicos, que también están muy, muy buenos. Ya sabes, a probar hasta decidir con qué nos quedamos.

Los argentinos que, de otra cosa no, pero de tango, fútbol y carne saben un rato (viva el topicazo) disfrutan de los siguientes cortes:

  • Tira de asado (el churrasco gallego). Si echas un vistazo a nuestro despiece, verás que se corresponde con el costillar, pero se presenta cortado de forma perpendicular a las costillas, formando tiras que tienen dentro unos cinco o seis huesos. Es una pieza considerada de menos calidad, por lo que es más barata, pero la presencia del hueso y la grasa le dan muy buen sabor al hacerlo a la parrilla. Aquí se cortan tiras de un centímetro de grosor, mientras que en Argentina puede llegar a los ocho. Es perfecta para servirse con salsa chimichurri. ¿Cómo lo hacemos? Muy sencillo, enfrentas los huesos a las brasas y vuelta y vuelta.
  • Picanha. Corte muy popular en Brasil y cada día más en España, donde lo llamamos tapilla. En Argentina se le denomina tapa de cuadril. Al ser un corte triangular cubierto por una capa de grasa, se recomienda asar la pieza entera y después ir fileteando al gusto de los comensales. Si el cocinero tiene maña, Este tipo de corte de la carne consigue los tres tipos de punto en la misma pieza: muy hecho, hecho y poco hecho.
  • Entraña. Yo diría que, junto con el churrasco, es el corte argentino más conocido y que ya puedes pedir sin problema en muchas carnicerías españolas. La entraña es el diafragma del animal. Para que nos entendamos, es la parte que se contrae cuando tenemos hipo. Aunque no lo parezca, es un tejido blando, auqnue la carne donde se agarra es dura porque está compuesta de tendones. Esta es la entraña gruesa, conviene diferenciarlas a la hora de cocinarlas, puesto que la gruesa, al ser más dura, tiene que hacerse durante más tiempo o sumergirse en alguna salsa. Ambas pueden hacerse a la plancha o a la parrilla.
  • Vacío. Otro corte argentino que también proviene de la falda. Está entre las costillas y los huecos de la cadera. Es una carne un poco más dura, pero está rodeada de dos capas de grasa que le dan un exquisito sabor en la parrilla. Cortado en porciones finas, es delicioso.
  • Palomita de paleta. En España se conoce como llana. Es un corte pequeño localizado entre las espaldilla, el brazuelo y el pez. Tiene forma rectangular y se cocina directamente sobre las brasas.
  • T-bone. Y terminamos con dos cortes bastante espectaculares, ambos norteamericanos. El T-Bone se llama así por la forma de T que dibuja el hueso al cortarse de forma transversal a las costillas. Por un lado se queda el entrecot y por el otro el solomillo. Después de esto, ¿qué más tenemos que explicar?
  • Y terminamos con el que,seguramente, sea el más espectacular: El Tomahawk. Simplemente es una chuleta de ternera a la que no hemos quitado el hueso de la costilla, manteniendo así una forma de hacha. Los indios americanos se defendían de los vaqueros con hachas, de ahí la denominación.

¿Qué te parece? ¿Te pica la curiosidad? Echa un vistazo al despiece que tenemos en nuestra web, que seguro que te da buenas ideas. ¡Ah! Y, por si no te queda claro, aquí puedes comprarlo.

Gente rica a la que seguir para comer bien

#yomequedoencasa recetas de cocina, blogs, cocineros, recetas de cuarentena

En Navidad, felicitamos las fiestas a nuestros clientes con un calendario protagonizado por nuestras recetas del mes, esas que compartimos puntualmente con vosotros gracias a la generosidad de varios cocineros que nos enseñan a comer bien. Por si os lo habéis perdido (bueno, y porque necesitamos referentes gastronómicos con buenas ideas) hoy os hablamos de cinco perfiles ricos, ricos que no os podéis perder en estos tiempos de cocina casera. Obligada, sí, pero casera al fin y al cabo, que no hay mal que por bien no vega, como dice mi abuela.

La semana que viene, más.

Estrellas de carne de vaca

Foto y receta: Revista Beef!

La Navidad es tradición, por supuesto, pero nos encanta ofrecerte ideas originales para tener el mayor número de alternativas posibles a la hora de preparar el menú festivo. Porque a veces merece la pena complicarse un poco la vida, ¿no lo piensas al ver la foto de estas estrellas de carne de vaca de la revista Beef!? Yo, desde luego, que sí.

Ingredientes (para 4 personas)

  • Medio panecillo de la víspera (sólo hacen falta unos 4 gr)
  • 1 cebolla roja
  • 1 diente de ajo
  • 2 ramitas de romero
  • 60 gr de ciruelas secas (deshuesadas)
  • 30 gr de almendras peladas
  • 30 gr de avellanas
  • 2 CS* de aceite de oliva
  • sal marina
  • pimienta recién molida
  • 450 gr de carne magra de vaca sin huesos ni tendones (de la pierna o la paletilla)
  • 1 huevo
  • 2 CS de mezcla de especias marroquíes llamadas ras-al-hanout
  • aceite de oliva para engrasar los moldes y para freír
  • romero fresco
  • pimienta roja

CS (chuchara sopera)/ CC (cucharilla de café)

Con las manos en la masa

Empezamos partiendo el panecillo en trozos gruesos y remojándolo en agua calienta. Pela la cebolla y el ajo y córtalos en dados finos. Arranca las agujas de romero y pícalas en trozos gruesos. Corta las ciruelas en dados finos y pica grueso las almendras y las avellanas.

Calienta dos cucharadas soperas de aceite de oliva en una sartén y sofríe en el los dados de ajo y la cebolla. Añade el romero, las almendras y las avellanas y tuesta todo brevemente. Condimenta con sal y pimienta y deja enfriar.

Corta la carne de vaca bien fría en tiras finas y pásala por el disco intermedio de la picadora de carne. Exprime con mucho cuidado el panecillo y añádelo a la carne picada junto con la mezcla de cebollas y almendras frías, las ciruelas, el huevo y las especias ras-al-hanout. Mezcla bien todo y condimenta con sal y pimienta con alegría.

Coge un pincel y engrasa con aceite el interior de los moldes de metal para galletas (si tienes formas originales, tendrás un doble impacto) y colócalos sobre un trozo de papel de horno. Rellénalos de forma uniforme con la masa de carne picada, presiona ligeramente el relleno y moldea las galletas. Calienta un poco de aceite en una sartén, fríe poco a poco las galletas en los moldes de metal por ambos lados a temperatura suave hasta que queden crujientes. Añade el romero y fríelo junto con las galletas. Por último, con mucho cuidado, quita el molde, espolvorea los granos de pimienta por encima y sírvelas como gustes, calientes o frías.

Sandwich de ternera con mayonesa de bogavante, chips de col rizada y mermelada de limón

Foto y receta: Revista BEEF!

¿Cansado de las cenas pomposas de estas fiestas pero no quieres dejar de preparar algo especial? Pues ale, al lío que tienes trabajo para preparar este sandwich de ternera con mayonesa de bogavante, chips de col rizada y mermelada de limón según las instrucciones de la revista Beef! que, a estas alturas de la Navidad, seguro que ya conocéis todos.

Mermelada

  • 125 gr de limones
  • 60 gr de azúcar supergelificante (3:1)
  • chips
  • 400 gr de col rizada
  • 30 ml de aceite de oliva
  • sal
  • 1 CC de pimienta

Ternera

  • 600 gr de molleja de ternera (a ser posible, trozos grandes, encargar al carnicero)
  • 1-2 chalotas
  • 1 diente de ajo fresco
  • 1 manojo pequeño de hortalizas para sopa
  • sal
  • 200 ml de vino blanco seco
  • 1 hoja de laurel
  • 2 CS de harina
  • 2 huevos (tamaño M)
  • unos 80 gr de harina de panko
  • 80 gr de mantequilla para freír
  • un poco de zumo de limón

Mayonesa

  • 200 gr de carne de bogavante cocida y limpia
  • 1 huevo (tamaño S)
  • 1 CC de mostaza de picante medio
  • 120 ml de aceite de oliva
  • 1 CS de crema agria
  • sal
  • un poco de zumo de limón
  • pan
  • 8 panecillos de trigo planos y blandos

Al lío:

Mermelada: Tienes que empezar el día de antes. Comienza lavando los limones con agua caliente y pela la cáscara muy fina con un pelador. Retira con cuidado la piel blanca de los limones y corta el resto en rodajas. Si hubiera, quita las pepitas existentes. Añade las rodadas y la cáscara de limón a una cazuela. Cúbrelo con 150-200 ml de agua y déjalo reposar toda la noche. Al día siguiente, lleva a ebullición la mezcla de limón, cociéndolo a fuego suave unos 15 minutos. Haz después un puré fino. Mide 240 gramos, lleva a ebullición el azúcar gelificante con el puré mientras remueves y, después, ponlo a hervir unos 3 minutos. Déjalo enfriar en un recipiente.

Ahora vamos con los chips. Precalienta el horno a 50 grados y cubre un par de bandejas de horno con papel de hornear. Lava la col rizada y sécala minuciosamente, corta las hojas en trozos de unos 8 cm de tamaño y desecha el tronco. Mezcla los trozos de hoja, el aceite, una pizca de sal y el pimiento de Espelette, repártelo en las bandejas y déjalo secar unas dos horas hasta que queden crujiente. Dale la vuelta de vez en cuando.

Mientras se enfrían los chips, remoja bien la molleja en agua fría, cambiando el agua varias veces. Pela las chalotas y el ajo, córtalo en dados y limpia las hortalizas para la sopa, pelándolas y cortándolas también en dados. Lleva todo a ebullición junto con 2 litros de agua salada, las chalotas y el ajo. Agrega el vino y la hoja de laurel, déjalo cocer suavemente durante diez minutos, más o menos.

Deja escurrir la molleja, después con ayuda de un cuchillo para pescado, retira la piel fina exterior de la molleja. Échalo después en el agua hirviendo. Retira la cazuela del fogón y deja enfriar un poco la molleja en el caldo. Después, dejar escurrir los trozos todavía calientes, en caso necesario quitar con cuidado las pielecillas que todavía queden. Volver a añadir la molleja al caldo y dejar enfriar completamente.

Seguimos con la mayonesa. Corta la carne de bogavante en dados muy pequeños, echa el huevo, la mostaza, el aceite y un poco de sal en un vaso de batidora alto y estrecho. Tritura la mezcla con la batidora hasta obtener una mayonesa. Mezcla 100 gr de mayonesa, la crema agria y la carne de bogavante, aderezándolo con sal y zumo de limón.

Saca la molleja del caldo, deja escurrir bien y córtalo en lonchas de 7-8 mm de grosor. Sala ligeramente la molleja. Reboza primero en la harina y después en el huevo batido. Empanar con la harina de panko. Espumar mantequilla en una sartén, freír la molleja por ambos lados 1 ó 2 minutos hasta que se dore. Aderezar con sal y zumo de limón.

Corta los panecillos. Unta las mitades inferiores con la mayonesa de bogavante y las superiores con la mermelada de limón. Cubrir con los trozos de molleja de ternera y los chips de col rizada y servir como un sandwich.

Tiempo de preparación: 1 hora aproximadamente, más unas 8 horas de tiempo de espera y otras dos horas de tiempo de cocción, secado y enfriado.

Escudella con sopa de galets

Navidad, Navidad, dulce Navidad… bueno, dulce, dulce, vamos a intentar comer algo más que turrón y polvorones estas fiestas. En mi casa es típico que la abuela prepare consomé, pero para darle un toque aún más navideño, este mes de diciembre os proponemos esta escudella con sopa de gallets catalana como receta del mes.

Ingredientes:

  • 250 gr de carne picada de ternera
  • 250 gr de carne picada de cerdo
  • 1 carcasa de pollo
  • 1 hueso de jamón
  • Pie de cerdo y espina de cerdo
  • Hueso de rodilla de ternera
  • 150 gr de panceta
  • 1 butifarra negra
  • 1 butifarra blanca
  • 90 gr de garbanzos
  • 2 patatas
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 apio
  • 1 nabo
  • Col
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 cucharada pequeña de ajo molido
  • Sal
  • Pan duro
  • Leche
  • Galets, cuanto más grandes, mejor.

Al lío:

Como siempre, que no se te olvide poner los garbanzos en remojo la noche anterior. Al día siguiente escúrrelos bien, y mételos en una malla para cocer legumbres. Prepara los huesos (hay que hervirlos al menos durante cinco minutos para que queden bien limpios) y pela las verduras (zanahoria, el apio, el puerro y el nabo) y córtalas. Haz lo propio con la cebolla y la col. Mientras preparas esto, deja el pan duro en remojo con leche para que se vaya ablandando.

Ahora coge una cazuela y echa todas las verduras y la carne menos las butifarras. Cúbrelo bien con agua y ponlo a cocer fuerte hasta que comience a hervir. En ese momento lo bajas a fuego medio y lo dejas cocinarse lentamente tapado, para que no pierda agua. Al igual que pasa con el cocido, con una espumadera tienes que ir espumando el caldo, que no es otra cosa que ir poco a poco quitando impurezas.

Cuando la carne este casi lista, añade los garbanzos y déjalos cocer una hora mas. Es turno ya de las butifarras y los trozos de patata. Añádelos y que se cocine todo junto.

Además de las galets, otro de los elementos que diferencia esta escudella del cocido son los pilotes de carne. ¿Qué es eso? Una especie de albóndigas que haremos mezclando la carne picada de cerdo y de ternera con sal, perejil picado y ajo molido en polvo. Se mezcla bien y se añade el pan que nos estaba esperando bañado en leche. Cuando consigas una masa bastante espesa, da forma a los pilotes. Enharinalo y reserva.

Vamos a por la carne. Comprueba que está bien hecha y colócalo con las patatas y los garbanzos. Cuela (y, si puedes, desengrasa el caldo), ponlo a hervir y echa los pilotes y los galets. Hay quien prefiere introducir las albóndigas de carne en la pasta, pero eso lo dejamos al gusto del consumidor. Cuando estén cocidos sírvelos y disfruta junto con la bandeja de carne, garbanzos y verdura.

Y como los catalanes son muy listos y el 26 de diciembre allí es festivo, es típico preparar canelones con la carne que ha sobrado. Dos pájaros de un tiro.

Espero que te haya gustado la receta del mes de diciembre. Puedes encontrar el resto de #recetasdelmes pinchando en estas letras doraditas