Lingote de rabo de toro y patata en su propio jugo

Foto y receta: Tía Alia Recetas

Hay imágenes que valen más que mil palabras, dicen por ahí. No sé si será verdad pero, puestos a exagerar, yo diría que hay imágenes que huelen bien, pero bien, bien. ¿O no te está pasando al ver esta foto del lingote de rabo de toro y patata en su propio jugo de Tía Alia? Yo creo que podría incluso salibar…

Y sí, es cierto que el rabo de toro brilla por su ausencia en los mostradores de las carnicerías, pero el de ternera no es mal sustituto. Y es fácil de conseguir. Así que encárgaselo a tu carnicero de confianza y reserva un rato para preparar esta deliciosa receta. No sé si el resultado será tan sugerente como el que lingote de rabo de toro de Tía Alia, pero estoy segura de que también será de foto.

Por si te sobra un poquillo (que no creo) y quieres probar otras formas de preparar el rabo de toro, no tienes más que cotillear un poco nuestro blog.

Rabo de toro estofado (a la sevillana)

Foto: Luisa Morón

 

Cuando abril abrilea, bien luce la primavera. Sale marzo y entra abril, nubecitas a llorar y campitos a reír. En abril aguas mil, pero eso sí, llueva o truene, a la feria se viene. Abril es mes de refranes y de Feria, así que en homenaje a la fiesta más famosa de la capital andaluza, Luisa Morón nos ha prestado su receta de rabo de toro. Un plato para hacer despacito, en casa, disfrutando del aroma de la buena cocina y (en serio) aprovechar para hacer alguna tareilla más. Sí porque, aunque no lo creas, este tipo de recetas aparentemente elaboradas sólo tienen un secreto: no ser impaciente con su cocción y respetar sus tiempos sin estar pendiente de la cazuela. Y comprar ingredientes de calidad, por supuesto.

Luisa Morón prepara este guiso con rabo o aguja de ternera. Lo hagas como lo hagas, estamos seguros de que va a resultar delicioso. ¡Ah! Y por si acaso necesitas alguna idea más sobre cómo cocinar el rabo de toro, aquí tienes nuestro historial.

Albóndigas de rabo de toro ahumada al aroma de roble

Foto: Revista Beef

 

Nos encanta elevar a la los altares de la gastronomía recetas tan aparentemente sencillas como las albóndigas de carne. Aparentemente sencillas, sí, pero no por ello menos relevantes porque, si han sobrevivido a tantas modas, ¿por qué será? Pues porque están muy buenas. Y punto.  Eso sí, si queremos darles un toque festivo, pues no está de más disfrazarlas un poco, como hacemos nosotros cuando nos arreglamos para una cena el sábado por la noche. Y de eso de hacer las recetas bonitas, la revista Beef! sabe un rato, sólo tenéis que ver la imagen tan espectacular que acompaña a esta receta de albóndiga de rabo de toro ahumada al aroma de roble, ¿cómo te quedas? Pues manos a la obra, que esto lo podemos conseguir:

 

Albóndiga de rabo de toro ahumada al aroma de roble

Para 6 personas
Ingredientes:
– 4 kilos de rabo de toro
– 1 calabacín
– 1 nabo
– 1 hoja de laurel
– orégano
– 5 zanahorias
– 10 cebolletas
– 3 l de vino tinto
– pimienta negra
– sal
– 1 cebolla
– 1/2 pimiento rojo
– 1/2 pimiento verde
– 4 dientes de ajo

Para la crema especiada de patata
– 1 cebolla
– 2 dientes de ajo
– 5 patatas
– aceite de oliva virgen
– sal
– pimienta negra

Para rebozar: huevo y harina

Tiempo de preparación: 1 hora, más 6 horas de cocción a fuego lento y un día de congelación

Empezamos, manos a la obra. Corta los pimientos y las cebollas en trozos grandes y ponlos a dorar en una cacerola, removiendo de vez en cuando. Cuando empiecen a tomar color, no te preocupes si se quema un poco, echa el vino tinto y déjalo reducir hasta la mitad. Mientras, vete dorando el rabo de toro en una sartén con aceite a fuego fuerte. Una vez listo, incorpora los trozos de carne a la cacerola, los cubres con agua y lo dejas cocer 6 horas a fuego lento.

A continuación, saca el rabo de toro, déjalo enfriar y toca deshuesarlo. Cuela el caldo y déjalo reducir 2/3 partes. Seguidamente, pica  en daditos las cebolletas y las zanahorias.

Coge una cacerola y rehoga las cebolletas y las zanahorias ya picadas. Cuando estén blandas, añade la carne de rabo de toro deshuesada y remueve. Añade también la parte del caldo, removiendo de vez en cuando hasta que alcance una textura melosa. Después lo vuelcas en un recipiente, lo dejas enfriar y, cuando la masa esté fría, con las manos humedecidas, puedes forma a las albóndigas. Después, congelar.

Más tarde, en un cazo con aceite muy caliente, fríes las albóndigas congeladas, rebozadas previamente en la harina y el huevo. Cuando estén doradas, colócalas dentro del jugo reducido obtenido al cocer el rabo de oro y las mantienes diez minutos hasta glaseado. Retirar cuando tenga una textura melosa.

Ahora vamos a por la crema melosa. Prepara una cazuela con aceite de oliva virgen y deja cocinar el ajo y la cebolla. Cuando esté blanda, añade la patata en trozos medianos y remuevelo un poco. Deja salir el almidón y añade un litro de leche, 1/2 litro de nata, sal, pimienta, y orégano. Lo dejas cocer hasta que veas que la patata está hecha, lo trituras y lo cuelas. Ahora toca ponerlo bonito… emplátalo sobre una base de patata, colocando con cuidado las albóndigas. Y si se quiere aromatizar el plato, utliza un ahumador con serrín de madera de roble y campana de cristal. Vamos, el toque final del chef.

 

Nota: Receta de Gabriel Zapata, Vicente de la Red y Carlos Langreo, chefs del restaurante Bacira (link)

Milhojas de rabo de toro y calabaza

Foto: Elle Gourmet

Estos de la revista Elle Gourmet juegan fuerte con recetas como este milhojas de rabo de toro y calabaza. Una capa de patata, otra de calabaza, remolacha y un delicioso rabo de toro macerado durante 24 horas y cocinado a fuego lento más de 4… de verdad, ¿no estáis salivando? El resultado merece la pena…

 

Para 6 personas

Dificultad: alta

Elaboración: 5 horas (más 24 horas de maceración)

 

Ingredientes:

  • 1,5 kg de rabo de toro en trozos
  • 200 gr de beicon
  • 2 cebollas grandes
  • 3 cucharadas de harina
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1 rama de perejil
  • 1 litro de vino tinto
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada
  • 1/2 kilo de chalotas
  • mantequilla
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 300 gr de calabaza con piel (en sólo una pieza)
  • 3 patatas medianas
  • 1 remolacha pequeña

 

Salpimenta los trozos de carne, enharínalos márcalos en una cacerola grande con un poco de aceite. Sácalos. En el mismo recipiente, fríe los dados de beicon y a los 4 minutos, las cebollas picadas. Rehógalos juntos 10 minutos. Incorpora el rabo de toro, mezcla los ingredientes y agrega la nuez moscada, sal, pimienta, el perejil y el vino.  Cocínalo todo diez minutos y deja que se enfríe, tápalo y mételo en la nevera 24 hopras (remuévelo de vez en cuando).

Pasado ese tiempo, cubre la carne con agua y hazla a fuego lento: verás que, a las 4 horas, empieza a despegarse del hueso, señal de que está en su punto. Deja que se temple, desmígala y mézclala con un poco de mantequilla.

Envuelve la calabaza en papel de aluminio y hornéala a 180ºC hasta que se ablande. Pela las chalotas, ponlas en un cazo, cúbrelas con agua y cocínalas unos 30 minutos con sal, pimienta, el azúcar y la mantequilla. Y prepara un puré con las patatas cocidas (machácalas con un tenedor), mantequilla, el azúcar, sal y pimienta.

Utiliza un aro de emplatar para montar el milhojas (si lo prefieres, puedes presentarlo en raciones individuales): primero , una base de patata, después una capa de calabaza, encima la carne; y, en la parte superior, más calabaza. Remata con la remolacha en dados muy pequeños y sirve el milhojas con las chalotas como guarnición (asegúrate de quitarles el líquido).

Croquetas de rabo de toro

Foto: Recetas de cocina de Sergio

 

Estamos en plena temporada taurina y, aprovechando que aún apetece (y mucho) encender los fogones para cocinar, vamos a preparar unas deliciosas croquetas de rabo de toro (o de ternera) como nos enseña Sergio en su página web.

El guiso es un poco laborioso porque antes tenemos que preparar el rabo de toro guisado y, después, rematar las pocas sobras que queden haciendo croquetas. Vale, sí, lleva su tiempo, pero a cambio tendrás dos platos listos para sendos días.  Y estas recetas son ideales para ser congeladas, así que, al final, hasta estamos ahorrando minutos al reloj.