Albóndigas de rabo de toro ahumada al aroma de roble

Foto: Revista Beef

 

Nos encanta elevar a la los altares de la gastronomía recetas tan aparentemente sencillas como las albóndigas de carne. Aparentemente sencillas, sí, pero no por ello menos relevantes porque, si han sobrevivido a tantas modas, ¿por qué será? Pues porque están muy buenas. Y punto.  Eso sí, si queremos darles un toque festivo, pues no está de más disfrazarlas un poco, como hacemos nosotros cuando nos arreglamos para una cena el sábado por la noche. Y de eso de hacer las recetas bonitas, la revista Beef! sabe un rato, sólo tenéis que ver la imagen tan espectacular que acompaña a esta receta de albóndiga de rabo de toro ahumada al aroma de roble, ¿cómo te quedas? Pues manos a la obra, que esto lo podemos conseguir:

 

Albóndiga de rabo de toro ahumada al aroma de roble

Para 6 personas
Ingredientes:
– 4 kilos de rabo de toro
– 1 calabacín
– 1 nabo
– 1 hoja de laurel
– orégano
– 5 zanahorias
– 10 cebolletas
– 3 l de vino tinto
– pimienta negra
– sal
– 1 cebolla
– 1/2 pimiento rojo
– 1/2 pimiento verde
– 4 dientes de ajo

Para la crema especiada de patata
– 1 cebolla
– 2 dientes de ajo
– 5 patatas
– aceite de oliva virgen
– sal
– pimienta negra

Para rebozar: huevo y harina

Tiempo de preparación: 1 hora, más 6 horas de cocción a fuego lento y un día de congelación

Empezamos, manos a la obra. Corta los pimientos y las cebollas en trozos grandes y ponlos a dorar en una cacerola, removiendo de vez en cuando. Cuando empiecen a tomar color, no te preocupes si se quema un poco, echa el vino tinto y déjalo reducir hasta la mitad. Mientras, vete dorando el rabo de toro en una sartén con aceite a fuego fuerte. Una vez listo, incorpora los trozos de carne a la cacerola, los cubres con agua y lo dejas cocer 6 horas a fuego lento.

A continuación, saca el rabo de toro, déjalo enfriar y toca deshuesarlo. Cuela el caldo y déjalo reducir 2/3 partes. Seguidamente, pica  en daditos las cebolletas y las zanahorias.

Coge una cacerola y rehoga las cebolletas y las zanahorias ya picadas. Cuando estén blandas, añade la carne de rabo de toro deshuesada y remueve. Añade también la parte del caldo, removiendo de vez en cuando hasta que alcance una textura melosa. Después lo vuelcas en un recipiente, lo dejas enfriar y, cuando la masa esté fría, con las manos humedecidas, puedes forma a las albóndigas. Después, congelar.

Más tarde, en un cazo con aceite muy caliente, fríes las albóndigas congeladas, rebozadas previamente en la harina y el huevo. Cuando estén doradas, colócalas dentro del jugo reducido obtenido al cocer el rabo de oro y las mantienes diez minutos hasta glaseado. Retirar cuando tenga una textura melosa.

Ahora vamos a por la crema melosa. Prepara una cazuela con aceite de oliva virgen y deja cocinar el ajo y la cebolla. Cuando esté blanda, añade la patata en trozos medianos y remuevelo un poco. Deja salir el almidón y añade un litro de leche, 1/2 litro de nata, sal, pimienta, y orégano. Lo dejas cocer hasta que veas que la patata está hecha, lo trituras y lo cuelas. Ahora toca ponerlo bonito… emplátalo sobre una base de patata, colocando con cuidado las albóndigas. Y si se quiere aromatizar el plato, utliza un ahumador con serrín de madera de roble y campana de cristal. Vamos, el toque final del chef.

 

Nota: Receta de Gabriel Zapata, Vicente de la Red y Carlos Langreo, chefs del restaurante Bacira (link)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =