Feliz, y cárnico, Día del Libro

La música y la lectura me han salvado la vida un par de veces. Vale, puede que no haya sido de forma literal, como lo haría un cirujano, pero sí que me han ayudado a hacer que la vida merezca la pena ser vivida. Otras veces quedan un poco de lado pero siempre, siempre, ambas me acompañan de alguna u otra manera. Por eso me gusta tanto el 23 de abril, el Día del Libro, más aún si lo pasas en Castilla y León donde siempre es fiesta.

El 23 de abril, en Segovia, hablamos de dulzainas y libros, sí, añado carne y campo, también. Así tenemos el 95% de nuestro ADN:

  • Como hoy estamos un poco chovinistas, vamos a empezar recomendando La cocina segoviana, tradición, transición y evolución, recopilación de recetas de Raimundo Sanz y Jonathan Barroso, del Restaurante La Postal, editado por Derviche, una editorial muy vinculada a Segovia. Que para eso los autores son de nuestro pueblo.
  • Todo sobre la carne, un libro de lujo que resuelve de forma gráfica todas las dudas que tengas sobre razas, cortes, utensilios, recetas… Contenido y continente muy interesante porque, además de contarlo bien, lo cuentan bonito. También se come con los ojos, ¿no? Pues aquí está bien aplicado.
  • Carne. El libro definitivo. Estamos deseando hacernos con el, habrá que ir hablando con los Reyes Magos porque escrito por Anthony Puharich, dueño de la mejor carnicería del mundo, seguro que hay muchos detalles que estudiar.
  • 100 recetas de pan de pueblo, de Ibán Yarza. Porque es el alimento de moda de la cuarentena (quién nos lo iba a decir, las abuelas tienen que estar alucinando) y, además, cualquier comida en bocadillo está mucho más rica. Haced la prueba.
  • Confesiones de un chef, de Anthony Bourdain, cocinero y divulgador gastronómico sin pelos en la lengua pero, sobre todo, un auténtico vividor, de los de verdad. Su manera de mirar y empaparse de este mundo es de agradecer en tiempos de tanta levedad.

Hablábamos de dulzainas, libros, carne y campo, ¿no? Pues para terminar, falta la recomendación final, la recomendación de recomendaciones: cualquier cosa de Don Miguel Delibes. Ahora sí que sí, completamos nuestro ADN castellano.

Estofado del capitán

Foto y receta: Mes petits accidents

Junio huele a verano. Y el verano, aunque nos pese a los de secano, sabe a salitre y mar. Por eso nuestra receta del mes es un guiso marinero. De carne, sí, pero con un toque marinero: es el estofado del capitán de Mes petits accidents.

Se llama así porque esta receta se solía preparar en los barcos. Estos guisos se conservan bien y están mucho más ricos conforme pasa el tiempo, por eso se preparaban (y esperemos que lo sigan haciendo) durante las travesías.

Si este mes te escapas algún día a la playa y te da por montar en velero, pregunta al capitán por esta receta. Si no sabe de que hablas, comparte con él este post de Mes petits accidentes, que seguro que le gusta. Y tu vas a quedar como un auténtico lobo de mar. Y si no se produce esta oportunidad, cotillea nuestras #recetasdelmes para ver si encuentras algún detalle curioso en alguna otra. O, al menos, ideas ricas para cocinar en casa.

Brocheta de ternera con salsa de rábano

Foto y receta: Atrapada en mi cocina

Estamos a punto de comenzar la temporada de invierno con todas sus consecuencias: sus frutas, sus verduras y, por supuesto, sus comidas más copiosas. Seguro que salimos menos de cañas y terraceo pero, ¿y todo lo que nos vamos a juntar a comer en casa de aquí a mayo? Home cooking, lo llaman en inglés. Saber disfrutar, en castellano. Y para hacerlo sin remordimientos, nada mejor que saber comprar, saber cocinar y buscar recetas que sepan combinar el sabor y el valor nutricional, como estas brochetas de ternera con salsa de rábano que, además, está de temporada. Atrapada en mi cocina (no me extraña, si prepara comidas tan ricas como ésta) lo explica a la perfección y, de regalo, marida la receta con un vino rico, rico.

No sé tú, yo con ir a ver a mi carnicero de confianza, pasar un rato en el mercado e irme tan contenta a casa a preparar estas brochetas de ternera con salsa de rábano… ya tengo el fin de semana más que bien ocupado.

Ossobuco in bianco

Foto y receta: Jugando con la cocina

Cuando llegó a nuestras manos esta receta de ossobuco in bianco de Jugando con la cocina, pensé que el ‘bianco’ se refería a el vino blanco que se utiliza para cocinarlo pero no, esta receta es bianca porque no es rosso. Vamos, que no lleva tomate, un punto a favor para todos aquellos a los que no les sienta demasiado bien. Y otro para los que, aunque nos encanta, nos gusta aún más variar de recetas. Porque no me canso de decirlo, en la variedad, está el gusto.

Bueno… en la variedad y en la buena materia prima, porque sin un carnicero de confianza que te asesore, recomiende y te ofrezca calidad, ni bianco ni rosso, el ossobuco (morcillo o jarrete de ternera en castellano) no va a merecer la pena.

Redondo de ternera a la naranja

Foto y receta: Directo al paladar

Que sí, que aunque tengamos naranjas todo el año…no están como ahora, ¿verdad? Estamos en plena temporada de naranjas así que, además de hartarnos a zumo, comerlas de postre y para merendar, vamos a aprovecharlas en la cocina. ¿Cómo? Pues empezaremos con este redondo de ternera que hemos visto en Directo al Paladar, y seguiremos con otras recetas que tenemos por el blog.

El redondo al horno está rico, muy rico, pero hay que tener mucho cuidado al hacerlo para no dejarlo seco, seco y, para los que no somos muy duchos, es imprescindible acompañarlo con una salsa rica.

Ale, no hagas pereza, que con muy poquito tienes una cena deliciosa y, la verdad, muy pintona.

Lingote de rabo de toro y patata en su propio jugo

Foto y receta: Tía Alia Recetas

Hay imágenes que valen más que mil palabras, dicen por ahí. No sé si será verdad pero, puestos a exagerar, yo diría que hay imágenes que huelen bien, pero bien, bien. ¿O no te está pasando al ver esta foto del lingote de rabo de toro y patata en su propio jugo de Tía Alia? Yo creo que podría incluso salibar…

Y sí, es cierto que el rabo de toro brilla por su ausencia en los mostradores de las carnicerías, pero el de ternera no es mal sustituto. Y es fácil de conseguir. Así que encárgaselo a tu carnicero de confianza y reserva un rato para preparar esta deliciosa receta. No sé si el resultado será tan sugerente como el que lingote de rabo de toro de Tía Alia, pero estoy segura de que también será de foto.

Por si te sobra un poquillo (que no creo) y quieres probar otras formas de preparar el rabo de toro, no tienes más que cotillear un poco nuestro blog.

Pez de ternera asado con puré de manzana

Foto y receta: Fans del vacuno

Los reyes de la Navidad y la ternera son el lomo y el solomillo. Eso es así. Sin embargo, hay muchas piezas no tan populares (ni tan caras) que pueden solucionarnos una cena o una comida sin quitar protagonismo a la carne. De eso vamos a hablar hoy a través de esta receta de pez de ternera asado con puré de manzana de Fans del vacuno.

Esta receta aprovecha que el pez es una pieza sin apenas nervios y grasa, que queda muy tierna, con la calidez del acompañamiento del puré de manzana y las setas. O no me digas que no te imaginas en casa, con la chimenea puesta, unos copitos de nieve en la ventana y esta receta presidiendo la mesa en Nochebuena… todo muy bucólico e invernal. Eso sí, si tu realidad es la del común de los mortales, hay un jaleo enorme en casa con tanta familia y la chimenea calienta por su ausencia… este plato de pez de ternera asado con puré de manzana lo arreglará todo. A disfrutar.

Sorpresas de ternera con crema de batata

Foto y receta: Marta Yanci

Es temporada de batata, un alimento muy popular en sudamérica y que cada vez se cultiva en más localidades españolas. Aporta un toque dulce a nuestras recetas, por lo que va a ser la base perfecta para acompañar estas sorpresas de ternera, además de dar un toque de color, ¿verdad? Así nos lo propone Marta Yanci en Canal Cocina, encuadrando este plato en sus recetas por menos de cinco euros. Sí que cumplimos aquí la orden de buscar ideas buenas, bonitas y baratas.

Lo dicho, que esta receta esta rica, es nutritiva y tiene muchos puntos a favor (como estar protagonizada por un producto de temporada). Pero lo que nos ha convencido a publicarla es su sencillez y originalidad. Porque, seamos realistas, uno de los secretos para llevar una buena alimentación es cocinar cada día, algo complicado cuando la vida nos atropella. ¿Y cuánto tardas en preparar estas deliciosas sorpresas de ternera con crema de batata?

Ternera guisada y patatas al horno

Foto: @Itthefood, The Food Lover

Tradicionalmente, octubre es mes de ojear revistas de moda para ver las tendencias de otoño, ir comprando algún abrigo y sacar los jerséis más finos del armario para esas mañanas fresquitas. Parece que este ritual se retrasa cada año, pero me resisto a no empezar a cocinar ya esas carnes guisadas con salsas contundentes donde mojar un rico pan. Y viendo esta foto de ternera guisada con patatas al horno de @Itthefood, The Food Lover, vosotros entenderéis por qué. Esta es, con mucho derecho, nuestra receta del mes.

La ternera guisada es uno de los platos más versátiles de nuestra gastronomía por varios detalles: cada corte de ternera aporta diferentes propiedades tanto de sabor como de textura al guiso; la carne se puede acompañar con múltiples ingredientes y, además, es una receta muy reutilizable, verdadera cocina de aprovechamiento.

¿Quieres ejemplos? Consulta nuestro histórico para ver más recetas de ternera guisada.

Filete de ternera con hierbas, limón y salsa de alcaparras

Foto: El Comidista

Sí, sabemos que preparar la cena para una familia de cuatro personas es un trabajo pero, ¿cocinar para uno no tiene también lo suyo? Sólo lo sabe quien lo haya sufrido. Vale no tienes que pelearte con nadie porque tú quieres comer una cosa y el otro otra, pero tampoco por ver quién cocina y, muchas veces, quien va a ganar es la pereza. ¡Pues no! ¡Eso se acabó! Gracias a recetas tan sencillas y pintonas como este filete de ternera con hierbas, limón y salsa de alcaparras encontrado en El Comidista.

Porque el filete de ternera está riquísimo, pero se cansa uno de comerlo siempre igual. Aún así, no es tan difícil darle una vuelta y aliñarlo un poco con ingredientes que, seguro, tienes en la nevera. ¡Ah! Otro dato importante: vete a ver a tu carnicero de confianza, dile cómo lo vas a preparar (seguro que te mira con otra cara) y pide tapa, aguja, culata o rabillo de cadera. No falla