Entrantes protagonizados por carne de ternera

Foto: Gastronomía & Cía

 

Todos los años nos pasa igual: prometemos que el año que viene la cena de Navidad se compondrá de un consomé, una ensalada, un plato principal y un poco de turrón. Pero no, siempre acabamos preparando miles de entrantes o canapés que llenan la mesa y la ambientan tanto o más que las velas o el árbol de Navidad. Así que una vez asumido, vamos a elegir con mucho cuidado los entrantes protagonizados por  carne de ternera que vamos a degustar este año.

Para ello, hemos echado mano de las magníficas recetas de Gastronomía & Cía, a ver qué os parecen las propuestas que hemos preparado:

Y ahora, ¿qué? ¿Preparamos los cuatro para Nochebuena? ¿Podemos esperar y repartirlos a lo largo de todas las fiestas? No sé, no sé…

Cecina de León con chocolate, queso y aceite de oliva

Foto: Recetas de… ¡escándalo!

 

Hay mezclas de sabores que nos recuerdan a esas fiestas de cumpleaños ochenteras en las que mezclábamos bocadillos de nocilla con chorizo, fanta naranja y cosas así. Ahora nos parece imposible pero, ¿y lo rico que estaba? Con esta receta pasa un poco lo mismo ¿mezclar cecina de León con chocolate, queso y aceite de oliva? No te pongas tú los prejuicios, que si en Recetas de…¡escándalo! lo han probado y les ha gustado, seguro que algo de razón lleva.

Además, piensa que es un entrante facilísimo, muy rápido y rompedor para animar tu mesa navideña. Yo, desde luego, lo probaría

Entrecot de ternera cocinado cocinado a baja temperatura o sous vide con roner

Foto: Recetas de… ¡escándalo!

 

La de cosas que aprendemos buscando contenido interesante para nuestra web. Y es que internet y las redes sociales tendrán muchos detractores pero, bien utilizadas, la de cosas que podemos aprender. En este caso, hemos descubierto una técnica de cocción de la que nunca habíamos escuchado hablar: ‘sous vide’, utilizando roner. ¿¿¿??? Tranquilos, es más fácil de lo que parece y Recetas de… ¡escándalo! lo explica muy, muy bien. Sólo necesitas algunas herramientas de cocina y, está claro, ingredientes de calidad para preparar este entrecot de ternera con verduras cocinado a baja temperatura o sous vide con roner.

Os contaríamos algo más de la pinta que tiene esta receta (nosotros no hemos usado esta técnica, no podemos asegurarlo) o de en qué consiste, pero creo que es mejor que lo comprobéis por vosotros mismos… os va a sorprender, ¡seguro!

Pimientos rellenos de carne de ternera

Foto: Elle.es

 

El día 1 de enero debería ser declarado el Día Mundial de la Resaca sí pero, para casi todos, aún es festivo. ¿Y que pasa el día 2? Ay el día 2 de enero, esa sí que es la vuelta a la dura realidad… volvemos a trabajar y, además, con resaca, ahí es nada. Así que si lo sufres, lee atentamente estos consejos que te regala la revista Elle con varias recetas para mitigar los efectos de la resaca. Nosotros nos hemos decantado por estos pimientos rellenos de carne picada de ternera, una completa propuesta que combina las propiedades de la carne y la vitamina de las verduras para recuperarte en un periquete. Eso sí, ¡ni se te ocurra acompañarlo con vino! Hoy agua, mucho agua y fruta de postre. Mañana… ya iremos viendo.

Ternera asada con puré de vainilla

Foto: Bebés y más

 

Queremos que todo el mundo disfrute de las fiestas navideñas. Sí, también el que cocina que, por mucho que estén repartidas las tareas, al final ni cena ni descansa. Por eso siempre guardamos alguna receta que puede prepararse el día de antes para tener listo el plato principal. De hecho, todos los guisos son mucho más sabrosos si se dejan reposar un día. Esta receta de ternera asada con puré de vainilla que hemos leído en Bebés y más cumple con este requisito.

También nos ha gustado porque añade el toque suave y festivo de la vainilla al acompañamiento pero, además, también marina la carne antes de asarla en soja y miel, logrando un efecto sorprendente. ¿No te huele ya a galleta de jengibre, humo de chimenea y turrón?

Ideas de salsas para acompañar al solomillo de ternera

Foto: Directo al paladar

 

El solomillo de ternera es una de las estrellas de la Navidad. Personalmente, me gusta comerlo poco hecho y solo, sin ningún tipo de acompañante (bueno, un buen vino no va mal) que me despiste con su sabor. Pero también es cierto que me gusta comerlo en cada celebración, y entonces es la salsa la que da un toque diferente y evita esa sensación de rutina. Por eso hemos recuperado este post de Directo al paladar en el que proponen una docena de salsas para acompañar al solomillo de ternera.

 

Ideas no les faltan, como siempre. Nos proponen salsas protagonizadas por ingredientes tan navideños como el cava, el foie o el vino; clásicos como los pimientos, frutos rojos, las setas o el queso azul; y más exóticos como el tamarindo. Todo ello sin olvidar a dos de las reinas de las salsas: la romesco y el chimichurri. Como ves, para gustos los colores.  Además, como siempre pasa en Navidad, seguro que nos pasamos con la cantidad, así que voy a ir preparando botes para congelar y aprovechar los restos de una para preparar una tabla de carne con diferentes salsas que nos ayude a llevar la cuesta de enero con más alegría.

Curry de ternera

Foto: Elle Gourmet

 

Las fiestas navideñas son sinónimo de tradición, incluidas nuestras quejas. Cada año protestamos: que si empiezan más pronto, que si duran mucho, que si no paras de comer pero… ¿y lo bien que lo pasamos? Pues ya está, a cocinar y a callar. Aún así, nos gusta pensar en todos aquellos que quieren salirse de la norma y que buscan otro tipo de recetas porque, puestos a celebrar, cierto es que tú puedes montarte tu propia tradición. ¿Qué tal si este año cocinas curry de ternera? Pues para novatos, esta receta de Elle Gourmet va al dedillo.

 

Curry de ternera
– Para 6 personas
– Dificultad: baja
– Elaboración: 3 horas y 20 minutos

Ingredientes
– 1 kg de jarrete de ternera
– 1 trozo de jengibre de al menos 8 cm de longitud
– 1 cebolla
– 1 lima
– 2 cucharadas de pasta de curry estilo tailandés o de polvo de curry amarillo
– 1 manojo grande de cilantro
– 50 cl de leche de coco
– aceite de oliva virgen
– pimienta negra recién molida

Pela y pica la cebolla y el jengibre, y sofríe la mezcla a fuego lento en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Trocea la ternera en tiras (de 1 ó 2 cm de grosor y 15 cm de largo), mételas en un cazo con agua hirviendo y deja que cuezan 5 minutos a media intensidad mientras vas quitando con una espumaderas las impurezas del jarrete que salen a flote.

Seguidamente, escurre la carne y aclárala con agua fría. Añade a la cazuela el curry, la mitad del cilantro picado muy fino, 50 cl de agua, la mitad de la leche de coco y la carne. Sazona al gusto, tapa la cazuela y déjala a fuego muy lento entre 2 y 3 horas. Por último, 15 minutos antes de que finalice la cocción, incorpora el zumo de la lima, los restos de la leche de coco y el cilantro.

Sirve con arroz o con un puré de patatas dulces, que quizás de un toque más navideño.

Albóndigas de rabo de toro ahumada al aroma de roble

Foto: Revista Beef

 

Nos encanta elevar a la los altares de la gastronomía recetas tan aparentemente sencillas como las albóndigas de carne. Aparentemente sencillas, sí, pero no por ello menos relevantes porque, si han sobrevivido a tantas modas, ¿por qué será? Pues porque están muy buenas. Y punto.  Eso sí, si queremos darles un toque festivo, pues no está de más disfrazarlas un poco, como hacemos nosotros cuando nos arreglamos para una cena el sábado por la noche. Y de eso de hacer las recetas bonitas, la revista Beef! sabe un rato, sólo tenéis que ver la imagen tan espectacular que acompaña a esta receta de albóndiga de rabo de toro ahumada al aroma de roble, ¿cómo te quedas? Pues manos a la obra, que esto lo podemos conseguir:

 

Albóndiga de rabo de toro ahumada al aroma de roble

Para 6 personas
Ingredientes:
– 4 kilos de rabo de toro
– 1 calabacín
– 1 nabo
– 1 hoja de laurel
– orégano
– 5 zanahorias
– 10 cebolletas
– 3 l de vino tinto
– pimienta negra
– sal
– 1 cebolla
– 1/2 pimiento rojo
– 1/2 pimiento verde
– 4 dientes de ajo

Para la crema especiada de patata
– 1 cebolla
– 2 dientes de ajo
– 5 patatas
– aceite de oliva virgen
– sal
– pimienta negra

Para rebozar: huevo y harina

Tiempo de preparación: 1 hora, más 6 horas de cocción a fuego lento y un día de congelación

Empezamos, manos a la obra. Corta los pimientos y las cebollas en trozos grandes y ponlos a dorar en una cacerola, removiendo de vez en cuando. Cuando empiecen a tomar color, no te preocupes si se quema un poco, echa el vino tinto y déjalo reducir hasta la mitad. Mientras, vete dorando el rabo de toro en una sartén con aceite a fuego fuerte. Una vez listo, incorpora los trozos de carne a la cacerola, los cubres con agua y lo dejas cocer 6 horas a fuego lento.

A continuación, saca el rabo de toro, déjalo enfriar y toca deshuesarlo. Cuela el caldo y déjalo reducir 2/3 partes. Seguidamente, pica  en daditos las cebolletas y las zanahorias.

Coge una cacerola y rehoga las cebolletas y las zanahorias ya picadas. Cuando estén blandas, añade la carne de rabo de toro deshuesada y remueve. Añade también la parte del caldo, removiendo de vez en cuando hasta que alcance una textura melosa. Después lo vuelcas en un recipiente, lo dejas enfriar y, cuando la masa esté fría, con las manos humedecidas, puedes forma a las albóndigas. Después, congelar.

Más tarde, en un cazo con aceite muy caliente, fríes las albóndigas congeladas, rebozadas previamente en la harina y el huevo. Cuando estén doradas, colócalas dentro del jugo reducido obtenido al cocer el rabo de oro y las mantienes diez minutos hasta glaseado. Retirar cuando tenga una textura melosa.

Ahora vamos a por la crema melosa. Prepara una cazuela con aceite de oliva virgen y deja cocinar el ajo y la cebolla. Cuando esté blanda, añade la patata en trozos medianos y remuevelo un poco. Deja salir el almidón y añade un litro de leche, 1/2 litro de nata, sal, pimienta, y orégano. Lo dejas cocer hasta que veas que la patata está hecha, lo trituras y lo cuelas. Ahora toca ponerlo bonito… emplátalo sobre una base de patata, colocando con cuidado las albóndigas. Y si se quiere aromatizar el plato, utliza un ahumador con serrín de madera de roble y campana de cristal. Vamos, el toque final del chef.

 

Nota: Receta de Gabriel Zapata, Vicente de la Red y Carlos Langreo, chefs del restaurante Bacira (link)

Milhojas de rabo de toro y calabaza

Foto: Elle Gourmet

Estos de la revista Elle Gourmet juegan fuerte con recetas como este milhojas de rabo de toro y calabaza. Una capa de patata, otra de calabaza, remolacha y un delicioso rabo de toro macerado durante 24 horas y cocinado a fuego lento más de 4… de verdad, ¿no estáis salivando? El resultado merece la pena…

 

Para 6 personas

Dificultad: alta

Elaboración: 5 horas (más 24 horas de maceración)

 

Ingredientes:

  • 1,5 kg de rabo de toro en trozos
  • 200 gr de beicon
  • 2 cebollas grandes
  • 3 cucharadas de harina
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1 rama de perejil
  • 1 litro de vino tinto
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada
  • 1/2 kilo de chalotas
  • mantequilla
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 300 gr de calabaza con piel (en sólo una pieza)
  • 3 patatas medianas
  • 1 remolacha pequeña

 

Salpimenta los trozos de carne, enharínalos márcalos en una cacerola grande con un poco de aceite. Sácalos. En el mismo recipiente, fríe los dados de beicon y a los 4 minutos, las cebollas picadas. Rehógalos juntos 10 minutos. Incorpora el rabo de toro, mezcla los ingredientes y agrega la nuez moscada, sal, pimienta, el perejil y el vino.  Cocínalo todo diez minutos y deja que se enfríe, tápalo y mételo en la nevera 24 hopras (remuévelo de vez en cuando).

Pasado ese tiempo, cubre la carne con agua y hazla a fuego lento: verás que, a las 4 horas, empieza a despegarse del hueso, señal de que está en su punto. Deja que se temple, desmígala y mézclala con un poco de mantequilla.

Envuelve la calabaza en papel de aluminio y hornéala a 180ºC hasta que se ablande. Pela las chalotas, ponlas en un cazo, cúbrelas con agua y cocínalas unos 30 minutos con sal, pimienta, el azúcar y la mantequilla. Y prepara un puré con las patatas cocidas (machácalas con un tenedor), mantequilla, el azúcar, sal y pimienta.

Utiliza un aro de emplatar para montar el milhojas (si lo prefieres, puedes presentarlo en raciones individuales): primero , una base de patata, después una capa de calabaza, encima la carne; y, en la parte superior, más calabaza. Remata con la remolacha en dados muy pequeños y sirve el milhojas con las chalotas como guarnición (asegúrate de quitarles el líquido).

Entrecot de ternera glaseado con miel y cerveza

Foto: Elle Gourmet

 

El entrecot de ternera, por si mismo, ya está delicioso pero, ¿y si le damos un toque aún más festivo con una salsa de miel y cerveza? El glaseado es una técnica culinaria que aporta dulzura a cualquier receta, pero como tampoco es cuestión de hacer la carne muy empalagosa, la cerveza aporta ese amargor especial. Puedes jugar con diferentes cervezas rubias artesanas para conseguir el punto deseado. Todo siguiendo los pasos que nos enseña la revista Elle Gourmet, siempre aportando un toque especial a cada receta que publican.

Para 4 personas

Dificultad: baja

Elaboración: 45 minutos

 

  • Ingredientes: 800 gr. de carne de ternera en entrecots
  • 40 cl de cerveza rubia
  • 60 gr de miel
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • germinados de remolacha o col china
  • aceite de oliva
  • sal Maldon
  • pimienta negra
  • 1 calabacín
  • 1 zanahoria
  • 1 patata grande
  • perejil picado
  • pimienta rosa

 

Vamos a por ello: comienza cociendo la patata con su piel. Cuando esté blanda, escúrrela, pelála y machácala en un bol con la ayuda de un tenedor. Agrégale sal a tu gusto, un grano de pimienta rosa aplastado con el mortero y un chorrito de aceite de oliva. Reserva.

Pon una sartén a fuego fuerte, píntala con unas gotas de aceite de oliva y sella en ella los entrectos (unos 3 minutos por cada lado, en función del grosor de cada pieza y del punto deseado). Sazónalos con la sal Maldon inmediatamente. En la misa sartén, vierte 30 gr. de miel, una cucharada de salsa de soja y 25cl de cerveza rubia; mantén los ingredientes al fuego hasta conseguir una mezcla bien espesa y napa en ella los entrecots.

Vamos a por las verduras: corta en bastones la zanahoria y el calabacín, salpiméntalos y sofríelos con 10 gr de mantequilla (la zanahoria tiene que quedar al dente). Introduce el resto de la miel y la cerveza en un cazo y deja que se reduzcan durante 15 minutos para conseguir una segunda salsa (debe quedar aún más densa que la primera).

Sirve los entrecots acompañados del puré de patatas, los germinados y los bastones de verduras y puntados con la reducción de miel y cerveza.